Facebook

Cólico Nefrítico ¿Qué es y qué lo causa?


Los cálculos renales pueden no causar síntomas o manifestarse en forma aguda como un cólico nefrítico. El cólico nefrítico es un dolor agudo, intenso, oscilante, o sea, que va y viene. Proviene del aparato urinario superior (riñones). Es uno de esos dolores más atroces de la medicina y generalmente es causado por piedras (cálculos) en el riñón o en la uretra.

La piedra causa la obstrucción de la orina que viene de los riñones, provocando una dilatación de los mismos. Esa dilatación renal es la fuente del dolor.

Rückenschmerzen / Backache Existen otras causas de cólicos renales, como los coágulos, la ligadura quirúrgica de la uretra o la misma compresión de la uretra por la presencia de tumores.

El cólico nefrítico es una de las urgencias urológicas más frecuentes, que se presenta en igual porciento, tanto en hombres como en mujeres. Según estudios realizados en Norteamérica, una de cada tres personas, padece en algún momento de su vida de cólicos nefríticos. Más de 10 millones de personas son diagnosticadas con cálculo renal cada año.

Los cálculos localizados en el interior del riñón, pueden presentar pocos o ningún síntoma. Muchos cálculos renales pequeños, incluso pueden ser eliminados en la orina sin causar molestias de ningún tipo. A pesar de esto, estos pequeños cálculos o piedras, también pueden causar estragos en el sistema urinario, tanto cuando se forman, como en el tránsito hacia la expulsión. Existen casos en que los cálculos pueden ser asintomáticos, sin que el paciente lo note o sienta algún malestar y llegar a tener un tamaño bastante considerable.

En la mayoría de los casos, el descubrimiento de la presencia de un cálculo renal ocurre tras el episodio de un cólico nefrítico. Los síntomas de un cólico nefrítico son generalmente muy parecidos en todas las personas. Por ejemplo, se evidencia con un dolor en la parte inferior de la espalda, en el lateral del abdomen, por debajo de las costillas, irradiándose el dolor hacia las zonas genitales. Si se añade al cólico nefrítico una infección urinaria, entonces el paciente podrá presentar fiebre, además de un deseo súbito de orinar y ardor durante el paso de la orina por el conducto urinario.

Formación del cálculo renal

La formación del cálculo renal se debe a una condición metabólica, siendo ésta la causa de ser un padecimiento tan frecuente. En la mayoría de los casos, los pacientes que han padecido esta enfermedad, vuelven a producir cálculos renales en algún otro momento. Una de las mejores maneras de evitar la formación de piedras o cálculos en los riñones, es el consumo abundante de agua, ya que ésta ayudará a disolver los cuerpos cristalinos, impidiendo que se depositen en nuestro organismo.

La piedra en el riñón o cálculo renal, cómo bien su nombre lo indica, es una formación sólida compuesta de minerales que surgen dentro de los riñones. Más del 70% de las piedras, están compuestas por sales de calcio y fosfato de calcio. También existen cálculos formados a base de ácido úrico, magnesio, amonio, fosfato y cistina.

Entender la formación de las piedras es muy simple. Imaginémonos un vaso de lleno de agua clara y transparente. Si añadiéramos un poco de sal, ésta se diluirá y el agua se tornará un poco más turbia. Si continuáramos añadiendo sal al vaso, el agua cada vez quedará menos clara, hasta el punto en que la sal comenzará a precipitarse al fondo del vaso. La precipitación sucede cuando el agua se encuentra saturada con la sal, esto es, la cantidad de agua presente ya no es suficiente para diluir la sal presente.

Este es el principio de la formación de los cálculos renales. Cuando la cantidad de agua en la orina no es suficiente para disolver todas las sales presentes en la misma, estas retornan a su forma sólida y se precipitan en las vías urinarias. Las sales precipitadas en la orina tienden a aglomerarse, formando con el paso del tiempo, incluso de años, las piedras.

Esta precipitación de las sales presentes en la orina, ocurre básicamente por dos motivos: falta de agua para diluir las sales o exceso de sales para ser diluidas.

La mayoría de los casos de cálculo renal, ocurren por falta de agua para diluir la orina adecuadamente, teniendo su origen en la poca ingestión de líquidos. Recuerde que los especialistas invitan a consumir diariamente entre 6 y 8 litros de agua. Pero también existen un grupo de paciente, que aún ingiriendo abundantes cantidades de agua, en su organismo se forman los cálculos. Estas son las personas que muestran  alteraciones en la composición natural de la orina, presentando exceso de sales minerales, o sea, un exceso de calcio. La cantidad de calcio en la orina es tan grande, que aún con una buena ingestión de agua, éste consigue precipitarse y formar cálculos.

Factores para evitar el cálculo renal

Como habíamos expuesto anteriormente, tener agua suficiente en la orina es esencial para prevenir la formación de cálculos o piedras en los riñones. Lo pacientes que frecuentemente crean piedras en los riñones, por lo general beben menos 2 ó 3 litros de agua por día, en comparación con personas que nunca tuvieron piedras en los riñones.

colico nefriticoLas personas que viven en países de clima tropical o trabajan en locales expuestos a altas temperaturas, deben procurar mantenerse siempre bien hidratados, para evitar la producción y retención de una orina con alto índice de concentración.

El tipo de líquido que se ingiera no tiene demasiada importancia, para la formación de los cálculos renales. No existen estudios definitivos que puedan afirmar con un 100% de seguridad que un tipo de líquido determinado es más beneficioso que otro. Algunas investigaciones se inclinan a sugerir que demás del agua, el jugo (zumo) de naranja y el café, pueden ofrecer beneficios a su organismo, en cuanto a evitar la formación de piedras.

Sin embargo, hay investigadores que llegan a decir que el jugo de toronja es perjudicial y aumenta el riesgo de formación de piedras en los riñones. En relación a las bebidas alcohólicas, hay contradicciones. Existen estudios que indican que aumentan la formación de cálculos y otros sugieren reducción en la formación, principalmente con el consumo del vino.

Las personas que ya han padecido por lo menos un episodio de cálculo renal o que tienen algún familiar con este tipo de padecimiento, deben orinar al día por lo menos 2 litros. Como es muy difícil encontrarnos recolectando la orina de un día entero para medir su volumen, una solución es observar la coloración y olor de la orina. Una orina bien diluida tiene un olor débil y una coloración muy clara, casi transparente. Si su orina es muy amarilla, esto indica deshidratación.

En relación con la dieta alimentaria a seguir, puedo decirle que existen hábitos que pueden aumentar la posibilidad de formación de piedras en los riñones, principalmente cuando el paciente ya haya tenido concentraciones de calcio en la orina más elevada que la media permitida.

Dietas ricas en sal, proteínas y azúcares son factores de riesgo. Curiosamente, a pesar de que la mayoría de los cálculos renales estén compuestos de calcio y surgieran por exceso de calcio en la orina, no hay necesidad de eliminar o disminuir el consumo del mismo en la dieta diaria. La eliminación del calcio de la dieta, incluso puede ser perjudicial.

Tengamos en cuenta que el paciente que presenta cálculos renales, ya se encuentra perdiendo calcio en exceso en la orina y si éste no es repuesto en la dieta, su organismo lo va a buscar en los huesos, pudiendo provocar una osteoporosis precoz. El único cuidado que se debe tener es con la ingestión de suplementos de calcio, ya que el consumo de estos, principalmente cuando se añade a la dieta diaria, puede aumentar el riesgo de formación de piedras en los riñones.

Otros factores de riesgo para el surgimiento de cálculos renales son: la obesidad, tener más de 40 años, hipertensión, gota o diabetes, entre otras.

Es importante recordar que existen también cálculos renales formados como consecuencia de la ingestión de otras medicinas. Los medicamentos pueden tener como efecto secundario la formación de piedras en los riñones. Entre los más comunes se encuentran: las medicinas basadas en sulfa, como la sulfasalacina y la sulfadiazina.

Cálculo coraliforme: un caso aparte

El cálculo coraliforme es nombrado de esta manera porque presenta una apariencia similar a la de un coral. Son los mayores cálculos renales y ocurren generalmente en pacientes con infección urinaria, provocada por una bacteria llamada Proteus. Esta bacteria aumenta el ph de la orina y favorece la precipitación de las sales.

El tamaño de este cálculo es tan grande que puede ser fácilmente visualizado en una radiografía de abdomen. Por su tamaño y forma, el cálculo coraliforme no consigue salir en la orina y siempre será necesario una intervención médica para su extracción. Si no fuera tratado por un especialista, este cálculo provocaría infecciones urinarias cada vez más frecuentes e incluso en casos extremos una insuficiencia renal.

En conclusión, la piedra en el riñón o cálculo renal como también es conocido, es un padecimiento muy común. Es causado por la cristalización de las sales minerales presentes en la orina. La crisis del cólico nefrítico, es uno de los eventos más dolorosos, que un paciente puede experimentar durante su vida. Muchos llegan a decir que sobrepasa los dolores de parto, los de una fractura, las heridas provocadas por armas de fuego e incluso las quemaduras.




Deja una respuesta