Facebook

Tratamiento que se utiliza en el colico nefritico


El cólico nefrítico presenta un cuadro de dolor agudo y constante, por lo cual, cuando un paciente llega a un centro de salud con este padecimiento, lo primero que busca un especialista es aliviar su dolor. Veamos a lo largo de este artículo que métodos utilizan con más frecuencia los especialistas.

En un primer momento el dolor del paciente debe ser tratado con medicamentos analgésicos, antiespasmódicos y antiinflamatorios, suministrados ya sea vía oral, intramuscular o endovenosa, atendiendo siempre a la gravedad del caso. En algunos pacientes, este tratamiento puede ser suministrado en su casa, siempre y cuando el dolor sea leve o moderado. Cuando la situación de salud del paciente lo amerite por su gravedad o porque el dolor no ceda con la medicación rutinaria, sería necesario proceder a la hospitalización del paciente para una suministración de medicamentos más potentes, como son los analgésicos opioides.

Tratamiento de las nauseas y los vómitos

Tratamiento colico nefriticoLas nauseas y los vómitos provocados por el cólico nefrítico, deben ser tratados desde el principio de su aparición, junto con el control del dolor, ya sea, vía oral o endovenosa. Pues ellos podrían complicar el cuadro clínico del paciente, al hacer que se deshidrate y por tanto que el organismo pierda el líquido que necesita para expulsar el cálculo renal.

Después que el dolor ha sido reducido al mínimo o eliminado totalmente, se debe proceder a combatir la causa del dolor, el cual es causado en la mayor parte de los casos por una obstrucción de las vías urinarias, por ejemplo, realizando la extracción de la piedra o cálculo.

Antes de proceder a la extracción propiamente, el paciente deberá realizarse algunos exámenes clínicos, como son ecografías, urografía excretora e incluso, si aún hubiera dudas sobre la ubicación exacta del cálculo renal, podría realizarse una tomografía computarizada helicoidal del abdomen, para poder comprobar la ubicación y posición precisa del cálculo renal.

La eliminación de la orina retenida por la obstrucción urinaria puede ser llevada a cabo en un período corto de tiempo a través de unos tubos especiales llamados catéter. El que más frecuentemente es usado es el catéter duplo-J, que posee sus extremidades torcidas, de manera que cuando se coloca dentro del aparato urinario no se mueva, para evitar daños en el sistema urinario. En muchos casos, cuando las piedras son de pequeño diámetro son eliminadas espontáneamente y el paciente experimenta un alivio inmediato del dolor.

Una vez resuelto el problema, o sea, que se ha eliminado el cálculo renal o removido, se debe solicitar a los pacientes que se realicen exámenes complementarios, con el fin de diagnosticar la causa de la producción del cálculo. Estos exámenes consisten en un estudio metabólico. Se analiza tanto en la orina como en la sangre, las siguientes sustancias y su porcentaje de presencia: calcio, fósforo, ácido úrico, creatinina, magnesio, sodio y fosfato alcalino, entre otros.

El tratamiento del cálculo renal dependerá del tamaño del mismo, de su composición, o sea, del mineral que lo constituye y de las posibles complicaciones que pueden estar asociadas a este cuadro clínico, pues dependiendo del lugar donde se encuentre alojado el cálculo y del tamaño que posea, serán las afectaciones que pudiera provocar en el sistema urinario.

Por lo cual, los cálculos más pequeños no son muy complicaos de eliminar, ya que pueden ser expulsados espontáneamente en la orina, sin necesitar ninguna intervención quirúrgica. Al contrario ocurre cuando los cálculos son muy grandes, los cuales deberán obtener un tratamiento apropiado, que requerirá de la intervención quirúrgica de un especialista en urología. Estos procedimientos pueden ser:

Leer más ………